fbpx

¿Invertir a corto o a largo plazo?

¿Invertir a corto o a largo plazo?

Hoy en Senseitrade vamos a hablar de una de las dudas más frecuentes a la hora de plantearse invertir. ¿Qué es mejor, invertir a corto o a largo plazo? Ambas opciones tienen sus pros y sus contras, y si bien es cierto que el corto plazo te permite sacar mayor rentabilidad en menor tiempo que el largo plazo, el factor riesgo y variables a tener en cuenta aumentan exponencialmente.

¿Qué son el corto y el largo plazo?

Para diferenciar ambas estrategias debemos tener en cuanta diversos factores como el tiempo, ya que en el corto plazo podemos estar  de entre uno y tres años hasta semanas, días o incluso horas; en el medio plazo esto asciende a periodos comprendidos entre tres y cinco años y con el largo plazo podemos hablar de inversiones que se mantienen a partir de cinco años, diez o viente en el tiempo.

Por ello es importante tener muy claros nuestros objetivos y cuándo queremos alcanzarlos. Es decir, si quieres comprarte un coche quizás te convenga el corto plazo, pero para ahorrar con vistas a tu jubilación el largo plazo es tu mejor opción.

Ahora bien, los plazos no son lo único que diferencia a estas dos estrategias ya que son totalmente opuestas en su concepción y su funcionamiento. Veámoslo con más detalle.

NOTA: Este es un análisis general acerca de las diferentes opciones de inversión. Hay que tener en cuenta tambien las legislaciones (como las leyes de impuestos sobre la duración de las inversiones) de cada país a la hora de plantear tu estrategia.

 

Invirtiendo a corto plazo: comprar con el rumor y vender con la noticia

Hablamos de corto plazo como algo general, pero incluso aquí hay diferentes estrategias; desde inversiones de una duración de un año, al famoso daytrading con movimientos incluso menores de una hora. La principal ventaja del cortoplacismo son sin duda los altos retornos de inversión que esto nos puede generar si lo hacemos bien y sabemos cuándo comprar y sobre todo cuándo vender. Ahora bien, para lograr esto necesitamos una práctica y unos conocimientos del mercado extremadamente altos, aparte de una atención constante a nuestras acciones. 

Es imprescindible que aquí un inversor cuente con toda la información posible para poder adelantarse al mercado y así maximizar los beneficios. No obstante a veces la información y la tecnología no bastan y podemos encontrarnos con sorpresas desagradables, como el haber vendido demasiado pronto y ver como el precio de un valor se sigue disparando, o que incluso no remonte cuando acabas de comprar y pierdas totalmente la inversión. Tambien hay que tener en cuenta las comisiones del broker que se te cobrarán por cada movimiento que decidas hacer.

El corto plazo es un mundo en si mismo lleno de oportunidades y muy apasionante cuándo lo dominas, pero debido a su alto riesgo sólo deberías tenerlo en cuenta cuando tu meta de inversión es muy cercana en el tiempo.

 

Invirtiendo a largo plazo: Pensando en el futuro

Básicamente invertir a largo plazo es conservar las acciones de tu cartera el mayor tiempo posible. Es cierto que las variables diarias del mercado no tienen tanta influencia en la inversión pero de todas formas es vital seguir atento para ser eficientes en nuestra inversión y para evitar sustos.

La estrategia aquí parece clara: Compramos cuando vemos que el valor de una acción está bajo y dejamos que germine en el tiempo. El riesgo es relativamente bajo, ya que la tendencia del mercado lleva siendo alcista ya muchos años y salvo que la empresa quiebre (por ello es importante diversificar tu inversión en diferentes valores) lo más probable es que tu inversión genere beneficios con el tiempo.

Es cierto que aquí el umbral de rentabilidad es muy bajo  por lo que no esperes grandes beneficios en cinco años o menos. Si vienes aquí atraído por El lobo de Wall Street puede parecer desalentador y poco emocionante, pero de cara al futuro, invirtiendo con inteligencia se puede obtener una rentabilidad interesante; no tienes más que pensar que Warren Buffet ha hecho de esto su vida, y no es que le haya ido mal precisamente.

 

Conclusión: Mejor el largo plazo

Para invertir a corto plazo, tal y como hemos visto hacen falta conocimientos pericia y mucha suerte. El mercado es muy voluble y al final es muy difícil ganar siempre. De todas formas, si quieres optar por esta opción, estas 5 prácticas no recomendables para invertir e bolsa puede que te ayuden, al igual que saber cómo obtener rentabilidad con la publicación de beneficios.

El mercado es cíclico, y si bien es cierto que en los periodos de crisis hay que andarse con ojo, las rachas alcistas siempre vuelven, y suele ser para durar. Históricamente todas las empresas  suelen aumentar su valor con el tiempo por lo que invertir a largo plazo puede ser una buena opción.
Si no queremos ser extremistas, el medio plazo es una alternativa totalmente viable aunque va mas por la línea del largo que del daytrading. No obstante si tus objetivos son comprarte un coche o la entrada para un piso, es una opción a tener muy en cuenta. Por último, una opción interesante para ti a medio o largo plazo puede ser invertir en depósitos.
Para finalizar, si quieres ir familiarizándote con el mercado puedes practicar en nuestra cuenta demo e ir cogiendo sensaciones. Además en Senseitrade preparamos importantes novedades si tu interés es la inversión a medio o largo plazo. Estate atento!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.